Matrimonio

Felicidades, si está leyendo esto, probablemente está contemplando el matrimonio. El Sacramento del Matrimonio. El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice: “La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Nuestro Señor a la dignidad de Sacramento entre bautizados". (CCC 1601)  Además afirma: “La íntima comunidad de vida y amor conyugal, fundada por el Creador y provista de leyes propias, se establece sobre la alianza del matrimonio... un vínculo sagrado... no depende del arbitrio humano. El mismo Dios es el autor del matrimonio" (GS 48,1). La vocación al matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, según salieron de la mano del Creador. El matrimonio no es una institución puramente humana a pesar de las numerosas variaciones que ha podido sufrir a lo largo de los siglos.en las diferentes culturas, estructuras sociales y actitudes espirituales. Estas diversidades no deben hacer olvidar sus rasgos comunes y permanente. A pesar de que la dignidad de esta institución no se trasluzca siempre con la misma claridad (Cf. GS 47,2), existe en todas las culturas un cierto sentido de la grandeza de la unión matrimonial. "La salvación de la persona y de la sociedad humana y cristiana está estrechamente ligada a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar”. (CCC 1603)

Siguiendo el Derecho Canónico, al menos uno de los futuros cónyuges debe de ser miembro de San Alfredo o de otra parroquia en donde su párroco le otorgue el permiso para casarse en San Alfredo. La Arquidiócesis de Detroit, requiere una preparación de un período de seis meses para el Matrimonio en los casos ordinarios. Si está interesado en casarse en San Alfredo, por favor llame a la oficina parroquial para concretar una cita con el Padre Altermatt para determinar si usted y su futuro cónyuge han formado parte de un matrimonio anterior que terminó en divorcio, por favor comuníquese a la oficina parroquial y haga una cita con el Padre Altermatt para preguntar por el proceso de Decreto de Nulidad.